CINE Y CULTURA LIBRE 2017. 5ª edición. Próximas Secciones: Sección Ecología, 23 y 24 de marzo; Sección de Arquitectura y Urbanismo, 5, 6 y 7 de octubre; Sección Sociopolítica, 27 de noviembre; Sección Oficial 28, 29 y 30 de noviembre

Programación de la Sección de Ecología 2016

SECCIÓN DE ECOLOGÍA

marzo 2016

16 marzo en   LA CASA DE CULTURA DE OKENDO

día 16,

Casa de Cultura de Okendo (Avda. de Navarra, 7-Donostia)

18:30h 

CORAZONES VERDES frente al cambio climático

2015, 80´, Dirección: Laure Kervyn. Producción: Carmelo Carrillo y Laure Kervyn.

Cartel-02-724x1024

Sinopsis 

14 meses de rodaje que coinciden exactamente con la vida 350 BCN. La historia de este movimiento ciudadano por el clima, de hecho, es la historia de la producción de Corazones Verdes Frente al Cambio Climático: ambos nacen en la People’s Climate March de Barcelona. Parte de la gigantesca movilización mundial que llevó a las calles a más de 700 mil personas para pedir a los líderes mundiales reunidos en la Cumbre del Clima de Naciones Unidas menos palabras y más acciones frente al cambio climático.

Posterior coloquio:  Izaro Basurko (Ekologistak Martxan)Manu Gonzalez (Observatorio de la SostenibilidadFundacion Cristina Enea) e Iker Carrasko (Greenpeace).

Colaboran: Asociacion EcoZine, organizadora del Festival ecoZine de ZaragozaEkozinemaldia, Festival de cine organizado por Ekologistak Martxan y Fundacion Cristina Enea.

Organizadores:

donostia kultura   images  logo cristina enea  ecozine asoc   Ekologistak M logo   xxiEiR867sNk_ezUrQSwS5qZ-ejzFI7tDEyTKTqY3erx4CL84bI3ZZG0EUV5DPaidiTM=s170 logo izkali-social   logo CC0  logo-cineccd-xxs-png1.png

 


‘Cuando hace 40 años en EEUU se pararon las centrales nucleares, en España comenzaron a construirse’

Es una de las reflexiones que nos ha dejado ‘Requiem Nuclear’ la proyección, dirigida por Sonia Llera, que ha inaugurado la Sección de Ecología del Festival de Cine en Creative Commons de Donostia

Manu González

Manu González (izquierda) de Fundación Cristina Enea y Juanjo Díaz, director del Festival Internacional de Cine CC de Donostia, en la charla-coloquio celebrada en Okendo K.E.

Las jornadas de Ecología se han celebrado durante tres días (24, 25 y 26 de marzo) en la Casa de Cultura Okendo (Donostia) y en ellas se han podido ver cinco documentales y un corto, todos ellos sobre la energía, los abusos de las multinacionales energéticas o la imperiosa necesidad, por el bien de todos, de utilizar las energías renovables, Además, cada día, tras las proyecciones, se han celebrado interesantes charlas-coloquio con personas implicadas en cambiar el modelo energético actual. Han pasado por los coloquios Manu González (Fundación Cristina Enea), Estitxu Villamor e Izaro Basurko (Ekologistak Martxan) y Alberto Bezunartea (Plataforma por un Nuevo Modelo Energético).

Hay una gran falta de información’

‘Todas las centrales nucleares han tenido accidentes, está documentado. Pero hay una gran falta de información por parte de las Administraciones Públicas’. ‘Las energías renovables son la alternativa porque no dejan una huella ecológica de miles de años como las nucleares’. Son las palabras que pronunció  Manu González (Fundación Cristina Enea) tras la proyección de ‘Requiem Nuclear’ y se refirió acto seguido a la ley por la que el presidente español Mariano Rajoy ‘se ha cargado las energías renovables’, según sus propias palabras. Manu recordó sus tiempos como protestante antinuclear y reivindicó la defensa de los territorios, de la tierra y, sobre todo, de las gentes, ‘hay que poner la ética por encima de la políca’, afirmó. El responsable de la Fundación Cristina Enea recordó que en el año 2019 se cumplen los 40 años de vida útil de las 8 centrales nucleares españolas. ‘En esa fecha se deberían cerrar todas las centrales nucleares pero claro, si a la de Garoña le dan la prórroga de 10 años que ha solicitado, eso va a sentar un fatal precedente para las demás’, aseguró Manu González. ¿Qué podemos hacer ante semejante agresión? Manu dio tres claves: cambiar el consumo, pedir mayor transparencia a las autoridades y crear comunidad, movimientos sociales, que, por muy pequeños que sean son capaces de poder hacer algo grande.

También se hizo mención en el coloquio de la campaña para consumir renovables “Desconéctate a Iberdróla” promovida por entidades vascas como Goiener. Asimismo facilitó la dirección www.mecambio.net, una web donde se pueden encontrar alternativas para un consumo responsable.

Alemania no consumirá energía nuclear a partir de 2020

En el documental ‘Requiem Nuclear’ de Sonia Llera, se pudo ver cómo fue el rechazo social a las nucleares en la época franquista, cómo vecinos cercanos a las localidades donde se habían proyectado las centrales nucleares, se lanzaban a la calle para alzar sus voces en forma de protesta. La proyección también ofrecía voces muy bien documentadas que aseguraban que en los años 70, cuando en EEUU se pararon las centrales nucleares, en España fue precisamente cuando empezaron a construirse. ‘Era algo surrealista, en EEUU se paran las nucleares y aquí querían construir nada menos que 27’, dice asombrado Mario Gaviria, uno de los firmes defensores desde hace cuatro décadas de las energías renovables y miembro de los primeros comités antinucleares españoles. También recuerda que en Francia, Alemania, Suiza o Italia han tenido referéndums sobre las nucleares pero que, en España, jamás se han producido.

En el documental también se constata que, Angela Merkel ha dejado claro que a partir del año 2020, Alemania no va a consumir energía nuclear ni va a comprar a ningún otro país energía de este tipo, una decisión contundente que viene de una canciller que es, nada más y nada menos, licenciada en Física Nuclear.

nuclearra

Reportaje elaborado por Marga Méndez, periodista y colaboradora de Cineccdonostia.


“No podemos criticar la corrupción y los abusos que hoy en día vemos y después pedir al fontanero que nos haga la factura de un trabajo sin IVA”

Javier Goikoetxea, miembro de Economía del Bien Común, reflexiona sobre la situación económica actual. Este movimiento prima la cooperación, la honradez y otros valores, como argumento hacia el éxito de una nueva economía en la que las personas sean el centro de todo. Y es que somos las propias personas las que podemos cambiar la situación actual.

Arcadi coloquio Javier Goikoetxea (segundo por la derecha), participó el lunes 17 de noviembre en el coloquio posterior al estreno del film ‘Mai es tan fosc’ (Nunca es tan oscuro).

Entrevista realizada por la periodista Marga Méndez, colaboradora de cineccdonostia.

Se dice en su ideario que la economía del Bien Común se construye en base a los valores de las relaciones humanas: confianza, responsabilidad, aprecio, democracia, solidaridad  y cooperación. ¿Podría concretar un poco más y explicar qué es la economía del Bien Común?

El modelo de la EBC – Economía del Bien Común desarrollado por el profesor de universidad austriaco Christian Felber es eminentemente práctico. Las organizaciones en vez de regirse únicamente por su balance económico, lo hacen por criterios de utilidad social. Tan importante es que produzcan beneficios, como que respeten el medioambiente, remuneren igual a hombres y mujeres, no exploten a sus trabajadores, creen empleo; es decir, se ponga el balance social y medioambiental al menos en el mismo plano que el económico.

En la EBC – Economía del Bien Común, prima la cooperación como argumento fundamental del éxito hacia el Bien Común, en lugar de la competencia.

El instrumento para las organizaciones es el BBC – Balance del Bien Común, en el que se evalúan por medio de diversos indicadores factores como la justicia social, la igualdad, la solidaridad, la sostenibilidad medioambiental, la transparencia y la participación democrática, cruzándolos con los grupos de interés, es decir los clientes, productos, los proveedores, los agentes financieros, los empleados incluidos los propietarios y el ámbito social. Lo mismo pasaría con los países: el indicador del producto interior bruto (PIB) es sustituido por el producto del bien común, un indicador que mide la calidad de la democracia, la política medioambiental, el justo reparto de los beneficios generados, la igualdad, entre otros factores.

El PIB, no indica si un país está en guerra, si hay explotación infantil, corrupción, o si lo que se está produciendo contamina o destruye la naturaleza. De hecho el PIB no cuenta la riqueza de un país, solo los bienes nuevos que se producen y que se venden, ni siquiera se tiene en cuenta los inventarios de periodos anteriores.

– Se dice también que a las empresas (y a las personas en consecuencia) les irá bien cuando ganar dinero no sea  su finalidad sino cuando la finalidad sea el Bien Común, ¿cómo se puede llegar a conseguir esto?

El dinero, el beneficio económico pasa a ser un medio para alcanzar el Bien Común, no un objetivo. El dinero por tanto sirve para producir, no para especular. Dice C. Felber “Si el fin de la empresa fuera el bien común, no corrompería la democracia.

Empresas, organizaciones, para nosotros es lo mismo. Lo fundamental es que sea cual sea la forma, su fundamento son las personas. Es ahí donde radica el éxito de nuestra propuesta, las personas como centro de todo, ya que las personas son las que hemos hecho que se llegue a esta situación y las personas somos las únicas que podemos hacer que salgamos de ella. Dicho esto consideramos claramente que la interiorización del Bien Común es fundamental para avanzar en la línea correcta y caminar hacia esa meta. Sabemos que no es un camino fácil, pero teniendo en cuenta que esta crisis, así como las anteriores, es una crisis de valores, en la medida que pongamos en medida dichos valores y los vayamos mejorando, el Bien Común cada vez estará más cerca. Nosotros disfrutamos del camino, de cada paso, es esto lo que no nos permite cansarnos en nuestro objetivo.

¿Qué pequeños gestos puede hacer cada ciudadano particular por esta economía del Bien Común?

Buena pregunta. Lo explicado hasta ahora puede parecer que es algo que solamente afecta a las organizaciones sea cual fuere su fundamento, pero como ya hemos dicho son las personas las que podemos cambiar esto interiorizando los valores que están en crisis y poniéndolos en nuestro día a día.

Hace unos años, nadie pensaba que reciclar se haría tan cotidiano, tan práctico y tan necesario y ahora lo vemos como algo normal y efectivo. Pues eso mismo es lo que proponemos a todos los efectos. No podemos criticar la corrupción y los abusos que hoy en día vemos y después pedir al fontanero que nos haga la factura de un trabajo sin IVA. Tenemos que darnos cuenta que mensajes lanzados como aquel de “yo no soy tonto…” o “la semana sin IVA…” no hacen sino ir en contra de valores como la honestidad, la honradez, la coherencia, etc.

¿En Euskadi qué influencia tiene este movimiento?

Pues podemos decir que día a día va en aumento, pero también decir que va poco a poco. La Asociación se reúne todos los meses en Eibar, municipio que nos está ayudando mucho y que siente el Bien Común en muchas de las acciones que hace, en reuniones abiertas en las que todo el mundo puede participar como oyente o como actor, esté o no dentro del grupo. El ayuntamiento de Orendain es el primer municipio por el Bien Común en Euskadi y está adoptando los postulados de la EBC como hoja de ruta para su desarrollo, con notable éxito y aceptación por sus ciudadanos. También hay ya varias empresas que están aplicando la EBC mejorando sus resultados de manera clara y no hay semana en la que no se nos llame de alguna organización para consultarnos o para proponernos dar conferencias divulgativas.

– Quien esté interesado en él, ¿cómo puede ponerse en contacto con ustedes?

En nuestra web: www.ebceuskadi.org, acudiendo a nuestras reuniones mensuales o llamando al teléfono 630 802 883 (Javier).

– ¿Quiere añadir algo más?

Nada más que: “Otro mundo es posible, solo hay que ponerse…”


Otra forma de vivir es posible

La película In Transition 2.0 muestra cómo es posible comenzar a cambiar el mundo con pequeños gestos cotidianos realizados en pequeñas sociedades. Además, en Gipuzkoa hay muchos movimientos de este tipo.

El film, In Transition 2.0 de la directora Emma Goude, se proyectó en la Sociedad Fotográfica de Gipuzkoa dentro de las Jornadas de Ecología Social y Política del Festival de Cine Creative Commons de Donostia. La película realiza un recorrido por algunas de las muchas iniciativas que hay a lo largo de todo el mundo con las que se trata generar conciencia para no caer en el consumo exacerbado que trata de engullirnos día a día. “La tierra en la que vivimos pertenece a nuestros nietos”, dice al comienzo de la película uno de los personajes en una aldea sostenible  de Portugal. Y es que hay que tomar conciencia de que vivimos en un mundo heredado y hemos de dejarlo en las mejores condiciones a nuestros descendientes.

Huertos urbanos en el metro de Londres

“El bienestar de la gente no tiene que ser acumular cosas sino acumular experiencias”, dice otra de las protagonistas que cultiva una huerta urbana  en Pittsburg. Lo que recolectan ella y su grupo de ‘transición’ en el huerto, lo donan a un Banco de Alimentos. La tierra fértil se consiguió al plantar en unos terrenos abandonados, a los que nadie hacía caso. De esa tierna yerma hasta entonces, se está consiguiendo dar de comer a muchas personas necesitadas. Una experiencia similar se está realizando también en una de las estaciones del metro de Londres. Se cultivan alimentos en los andenes y los usuarios del transporte urbano pueden coger una fruta antes o después de realizar su trayecto en metro.

In Transition 2.0 tiene parada también en Italia, donde una comunidad de personas concienciadas ahorran energía y reducen las emisiones de CO2 utilizando mejor los recursos del planeta. “Sin hacer cosas grandes podemos cambiar el mundo, al menos, el pequeño mundo que nos rodea”, dice un italiano comprometido.

Asimismo, la película muestra también que se puede contribuir al ahorra energético consumiendo productos locales, promoviendo la compra-venta en los comercios cercanos. En esta línea, una de las curiosidades que nos ofrece esta película es la posibilidad de poder pagar en un comercio local de Brixton (Reino Unido) con la Libra Brixton, una moneda cuyo valor es nada más y nada menos que un mensaje de texto enviado por el móvil del cliente y que llega al teléfono móvil del vendedor local.

El film termina con la proyección, por un lado, de las huertas creadas en la India por la ONG “Sanar la Tierra” con las que se ha sacado de la penuria, de una manera sostenible, a muchas familias hindúes; y, por otro lado, finaliza con el “Banco del Tiempo” de Nueva Zelanda, que demuestra que es factible vivir sin la necesidad constante del dinero. Con “El Banco del Tiempo” se comparten habilidades entre todas las personas que están adscritas a él.

Son pequeñas, pero a la vez grandes historias en las que se deja claro que entre todos podemos cambiar un poquito, al menos, el mundo que nos rodea. La ‘transición’ a un mundo más justo y menos consumista es posible. La podemos hacer individualmente, pero conseguiremos mejores resultados haciéndolo en comunidad. Eso sí, como se plantea en la película, tenemos que hacerla nosotros, los ciudadanos, no esperar a que la hagan los gobiernos porque entonces, será demasiado tarde.

‘Transición’ también en Gipuzkoa

Tras la proyección del film, tuvo lugar un coloquio en el que se explicaron varias acciones que se vienen llevando a cabo en Gipuzkoa relacionadas con el consumo sostenible, la conciencia social o el asociacionismo.

Onintza Guridi (Bagara, Arrasate), Josu Laguardia (Artefakto Proyektukoa de Irun), Kepa Olaiz (Ekologistak Martxan) y Manu González (Fundación Cristina Enea), expusieron sus diferentes experiencias.

Onintza Guridi, acudió en representación de Bagara, una cooperativa de trabajo asociado que actúa en Debagoiena. “Bagara es una herramienta para la transformación social de la comarca. Surgió hace cinco años para pasar de la teoría a la práctica. Hasta entonces, las cooperativas habían dado respuesta a ciertas demandas sociales como educación, trabajo, sanidad… Pero no habían abordado una transformación social. Así que nosotros estudiamos qué proyectos se podrían llevar a cabo en este aspecto y nos pusimos manos a la obra. Hemos revitalizado los mercados locales en Arrasate y Bergara. Vimos que la gente iba mucho a los centros comerciales y, en respuesta a eso, nosotros creamos un espacio en el que padres y niños pudieran compartir su ocio sin necesidad de desplazarse a muchos kilómetros. También hemos creado un espacio de trueque, Elkartruke, en el que los jóvenes cambian sus productos sin usar dinero”, confirma Onintza asegurando además, que están trabajando con baserritarras y con el Ayuntamiento para intentar influir en las políticas locales para que todo repercuta positivamente en la gente de la comarca.

“No hay que esperar al futuro, se pueden hacer cosas AHORA”

En el coloquio que tuvo lugar en la Sociedad Fotográfica de Donostia, participó también Kepa Olaiz, de Ekologistak Martxan. Kepa realizó una reflexión muy directa y sin rodeos: “Se pueden cambiar las cosas ahora. No hay que mirar al futuro, no hay que esperar a lo que venga, lo importante es poner en práctica las ideas que tenemos ahora. Aunque sean pequeñas cosas”, aseguraba. Y como ejemplo recurrió a la cooperativa de energías renovables de Euskadi, a Fiare, o a las huertas urbanas de Donostia, Oiartzun o Lizarra. “Hay que empezar por lo pequeño, por lo local, plantear propuestas, asociarnos para poder hacer más fuerzas”, concluía Olaiz.

Por su parte, Manu González, desde la Fundación Cristina Enea, invitó a soñar y hacer realidad nuestros sueños. “Hay que saber hacia dónde queremos ir y cómo lo queremos conseguir. Hay que soñar y luchar por ese sueño y lo que es necesario para ello es pasar a la acción, hacer cosas. Y en Gipuzkoa se están haciendo muchas cosas y muy interesantes”, aseguraba uno de los responsables de la Fundación Cristina Enea. Manu González también dejó una fecha a tener en cuenta, prueba de que en nuestro territorio se están realizando acciones sostenibles: el sábado 15 de noviembre tendrá lugar en Donostia (en el antiguo edificio de bomberos de la calle Easo) un Mercado Social al que acudirán muchas entidades sostenibles de la comarca.

El poder de un barrio

Por último, Josu Laguardia expuso el interesante y reciente proyecto realizado en el barrio Santiago de Irun, englobado dentro de Proyekto Artefakto. “Queríamos juntar a gente del barrio para crear comunidad. Recabamos ideas que fueran factibles para el barrio y realizamos un concurso en el que salió ganadora la propuesta Santiagoko Baratzak”. Esta propuesta, hecha ya realidad, es una huerta urbana creada en este barrio de Santiago y en la que se involucró la gente del barrio. Todo lo recolectado se ha ido donando a las familias del barrio más necesitadas y, en la actualidad, se está encargando de la huerta un colegio cercano. “Ha sido un proyecto muy satisfactorio y estamos muy orgullosos de ello”, concluía Laguardia.

En definitiva, en esta nueva jornada de cine cc donostia ha servido de nuevo para invitar a la reflexión y para poner en evidencia que no hace falta esperar a nada, que el cambio es posible ahora, que está en nuestras manos crear un mundo mejor, un mundo más sostenible y, en definitiva, un mundo más feliz para todos nosotros.

onintza, bagaraDe izquierda a derecha: Josu Laguardia (Artefakto Proyektukoa), Onintza Guridi (Bagara), Juanjo Díaz (director cineccdonostia), Kepa Olaiz (Ekologistak Martxan) y Manu González (Fundación Cristina Enea).

Texto y foto: Marga Méndez


Este modelo de autogestión nos hace un poco más libres

libres grupo

Libres, la serie de okupación rural, se ha proyectado en la Casa de Cultura Okendo, dentro de las Primeras Jornadas de Ecología (módulo autogestión) del Festival de Cine CC de Donostia.
La serie, realizada para web y dirigida por Alex Rodrigo, consta de 10 capítulos en los que se representa la elección de vida de siete personas, muy diferentes entre sí que deciden por diferentes circustancias de la vida, dejarlo todo e irse a vivir a una casa sin dueño en un pueblo abandonado de Pirineos.
Jorge, Andreu, Marcel, Luna, Carmen, Alba… son los personajes que van construyendo, casi de la nada, lo que será, de ahora en adelante, su hogar. Además, tienen también que ganarse la confianza del las gentes del pueblo, lo que no será nada fácil.

“Este modelo de autogestión nos hace un poco más libres”
Los diferentes capítulos muestran cómo la ocupación rural, de pueblos abandonados, puede ser una forma de vida e incluso una forma alternativa de salir de la situación económica actual. Asimismo, con esta opción de vida se puede conseguir un poquito más de libertad personal, tal y como dice uno de sus personajes Alba: “Estar aquí me permite vivir con gente con la que estoy a gusto. Este modelo de autogestión nos hace un poco más libres.”
Precisamente, este argumento es compartido por Iñaki Garmendia, el pirata okupa de Arditurri que asistió a la proyección de la serie y que posteriormente fue el protagonista del pequeño coloquio que se tuvo lugar tras la proyección de los 10 capítulos. “Es posible vivir de la autogestión, se puede vivir de esta manera y yo animo a hacerlo. Además, hoy en día hay muchos pueblos abandonados a los que se puede ir”, aseguraba Garmendia que lleva viviendo de la autogestión más de 30 años. Iñaki ha participado en el movimiento de okupación del Estado español y también está inmerso en el movimiento “Rurales Enredados”, que tiene su propia página web (www.ruralesenredadxs.org) y a través del cual, entre otras muchas acciones, se han cedido pueblos y casas de todo el Estado para todo aquel que esté interesado por este movimiento.

el pirataIñaki Garmendia (con camiseta naranja en el centro de la imagen) es el Pirata de Arditurri. Lleva 30 años viviendo de la autogestión.
La intención de los creadores de esta serie ha sido lanzar los diez primeros capítulos en Creative Commons (con licencia libre, sin ánimo de lucro) para darse a conocer. Después, si la webserie cuenta con un buen número de espectadores, se realizará una segunda parte.


“Es posible un mundo tal y como lo soñamos, donde los principios y la ética estén vivos”

Entrevistamos a Mauge Canada,  (una de las responsables del Proyecto Arterra, comunidad autogestionada situada en Navarra). Arterra Bizimodu es un proyecto nacido en la primera del 2014, se trata de un lugar donde experimentar creativamente una ecología de la Tierra y de las personas.

arterra

Entrevista realizada por la periodista y colaboradora de cineccdonostia, Marga Méndez.

Arterra Bizimodu es un proyecto muy reciente. Se define, entre otras cosas como una salida respecto a la crisis. ¿En qué consiste este proyecto?

Al ser un proyecto colectivo, su definición es amplia… Lo podemos definir como Ecoaldea, como Co-habitar ( co-housing), como un espacio para co-crear, como un experimento social en sociocracia, como un sitio para vivir, como un pedazo de edificio decadente, como el sueño de una Universidad para la Transición de ámbito internacional,  donde poder ofrecer todas las herramientas posibles y confiar en que es posible un mundo tal y como lo soñamos, donde los principios y la ética esten vivos y disponibles para todas las personas, para toda  vida.
Somos sobre todo un experimento que quiere formar parte del espacio de soluciones para este vivir actual. Soluciones a la crisis… Porque creemos que las soluciones a la crisis pasan por sociedades cooperativas, colaborativas. Y Arterra Bizimodu, esta creando este tipo de realidad. Si cooperamos todo es menos costoso, en energía monetaria, en tiempo, en ganas de vivir. Buscar formas equilibradas de cooperación entre personas y proyectos. Entre personas y naturaleza. Entre tradición e innovación. Espacios donde coexistan lo personal y lo colectivo, sin que sea una lucha, un “lo uno o lo otro”… sino: “lo uno Y lo otro”. A su vez estamos desarrollando economía interna, los “terrones” que nos permitan aprender y experimentar los espacios de intercambio de forma consciente. Experimentar,  tanto para este colectivo, como para otros que esten interesados en este tipo de propuestas.
Somos unas 42 personas entre grandes y txikis. Podemos ser unas 60 aproximadamente.

¿Quién puede y de qué manera sumarse a este proyecto?

Pues pueden sumarse personas, o para vivir allá, o para colaborar con alguno de los proyectos existentes, o se puede proponer algun proyecto sin vivir allá. Lo que si es una condición es estar de acuerdo con la visión/propósito de Arterra, asi como con sus acuerdos básicos. Nuestra propuesta en este momento es que las personas interesadas vengan a conocernos, y vengan a sentir el lugar, el grupo  y el proyecto. Si piensan en que puede motivarles y que tienen algo concreto que aportar al proyecto, pues entrarian en un proceso de integración. Para sumarse a Arterra, el tema económico es importante. Las personas necesitan unos recursos mínimos para sumarse a este proyecto, y la claridad de como van a gestionar sus recursos. No es una economía común tal y como se entiende hasta ahora, sino que hay economías personales y una caja común. También se puede aportar desde muchos y diversos intereses.
Invitáis también a conocer este proyecto a todo aquel que quiera. ¿Cómo se pueden poner en contacto con vosotros?

El contacto es a traves del mail: arterrabizimodu@gmail.com, matizaré que si bien invitamos a venir a conocernos, esto requiere un acuerdo previo. En eso es como en casa de cada quién, para venir de visita, hay que avisar y ver si es posible. Hay distintas formas de venir, y cada una tiene sus compromisos diferentes. A través del mail, con un poco de paciencia, ya que nuestro nivel de actividad es alto, o sea que podemos tardar una semana en responder, aún cuando solemos hacerlo antes. Diferentes propuestas irán apareciendo en la web: arterrabizimodu.org.

 En el resto de Euskal Herria, ¿hay algún proyecto similar al vuestro?

Lo que más conozco es en Navarra. Hay diversos proyectos colectivos, cada cual con sus diferencias. El más cercano es Lakabe, con sus 35 años de existencia y un recorrido amplio en la vida en comunidad. Otros proyectos similares por la zona; sé que en Araba hay algún proyecto de Co-habitat y seguro que de manera “informal” hay muchos mas…personas que comparten casa, personas que trabajan juntas. Es una cuestión de consciencia e intencionalidad. También se puede ver a través de la RIE ( Red Ibérica de Ecoaldeas) qué proyectos estan activos por toda Iberia.

  ¿Cómo animaría a la gente a conocerlo?
Bueno, pues a través de los días de “puertas abiertas”. También haceros saber que es un buen lugar para reuniones, encuentros y demás de vuestros colectivos (tenemos mucho espacio y diversos aprtamentos disponibles), cursos talleres etc… y que además de conocernos, nos apoyáis en generar recursos. Venid en los tiempos de “voluntariado” a echar unas manos.  O podéis venir de “eco turistas”, a pasar algun fin de semana o una semana. Participad de algún taller o curso que ofrezcamos.
 ¿Quiere añadir algo más?
Que lo que nos gustaría es ver cada vez más proyectos de este tipo. Gentes con ganas de vivirse en colectivo, con ganas de hacer real y vivir el mundo en el que queremos vivir, asumiendo el proceso de cambio personal que supone sin miedo a experimentar modos de vida . Ahí estamos.

“Si en economía crees que el dinero es más importante que las personas, entonces estás perdido”

 Entrevista a Joana Conill, directora de ‘Homenaje a Catalunya II’. Un documental sobre la construcción de una economía sostenible, solidaria y descentralizada.
La entrevista ha sido realizada por la periodista y colaboradora de cine cc donostia, Marga Méndez.
Viendo el documental, ‘Homenaje a Catalunya II’ el espectador siente que, como tú dices en la introducción, más allá de la crisis hay vida. ¿Cómo se puede concienciar, qué se les puede decir a las personas para que se den cuenta de que otro mundo más justo e igualitario, alejado del capitalismo consumista es posible?
La toma de conciencia, o dicho en palabras más asequibles, el darse cuenta, nunca ha sido un camino rápido ni preestablecido. Supongo que ahí reside su dificultad. En que no es un camino de fórmulas mágicas. Ahora que lo pienso, se parece bastante a lo que ocurre a nivel cultural. Nos hemos acostumbrado a creer que hay fórmulas mágicas, simples y rápidas que nos solucionan la vida. Pero no es así. De modo que acostumbrarse a descubrir por uno mismo como quiere que sean las cosas sin patrones de fórmulas mágicas pues claro, puede resultar poco atractivo!
Por eso yo creo que para concienciar hay que huir de moralismos, de culpabilizar a la gente por ser más o menos consumista, de monsergas, es decir, hay que huir del querer convencer. !Hay que hacer justo lo contrario! Ser atractivos. Por ejemplo, se me ocurre decir que entrar en una red de trueque es una forma estupenda de aprender a valorarte y a dar valor a lo que haces. Que usar sistemas como el carsharing (compartir coche) o el coachsurfing (compartir sofa para dormir cuando viajas) te hacen ser una persona con más confianza. O que ser de un huerto comunitario es la mejor manera de formar de un grupo y así entender que cooperar no es más que un sistema de apoyo con sentido común, hoy por mi mañana por ti.
 Pero como decía al principio, son caminos que es mejor saborearlos. Un pasito, por ejemplo ir un día a un mercado de trueque, te lleva a otro pasito, por ejemplo otro día decides llevar algo para intercambiar, que te lleva a otro pasito, por ejemplo en el mercado alguien te habla de la Banca Ética y decides poner ahí tus ahorros, y así. Y lo mejor de todo, es un camino sin retorno!
 De todas las historias que reflejas en el documental, ¿cuál es la que más te ha impresionado?
Recuerdo que cuando estaba haciendo el documental yo trabajaba muchísimo. Entonces, era investigadora en la Universitat Oberta de Catalunya, y el nivel de exigencia del puesto era bastante alto. Supongo que por eso las historias que realmente me impresionaban eran las de las personas que en un momento dado habían dejado el trabajo y habían iniciado proyectos de autoempleo con lógicas de autogestión comunitaria. Me explico, Pere el panadero, aparece contando que el término “prosumidor” significa que tu eres consumidor, porque necesitas cosas, y también eres “productor” porque tienes la capacidad de hacer cosas. Por tanto, si descubres que es lo que tu círculo cercano necesita y eres capaz de hacerlo, y todos hacemos lo mismo, entonces podremos lograr ser todos “prosumidores”. Él lo hizo.
Ahora bien, el que más me impresionó fue un chico que finalmente no apreció en el documental. Edu, el pastor treintañero. Para entrevistarlo decidí acompañarle un día en su jornada de pastoreo. Entre cencerros, me di cuenta de que “no tiene vacaciones” y de que su jornada empieza al alba y termina tarde. Pues bien, en un momento dado me dijo “desde siempre tuve muy claro que mi libertad pasa porque mi tiempo sea mio, por eso decidí dejar el trabajo y hacer lo que me gusta, ser pastor.”
 Por cierto, supongo que eso me caló mucho…porque finalmente, después de acabar el proyecto en la universidad, dejé el trabajo para iniciar un proyecto cooperativo de autoempleo.
 ¿Cuál es el mensaje que se le puede transmitir a alguien que quiera comenzar a cambiar sus hábitos consumistas? ¿Por qué se puede empezar? ¿De qué se puede prescindir de manera inmediata?
Buena pregunta! Para mi la respuesta es, algo que te resulte fácil y agradable. Sigue la ley del mínimo esfuerzo máximo rendimiento, y elige siempre el camino fácil. Para mi un buen primer paso es poner tus ahorros o bien tu nómina en un banco ético (Triodos Bank, FIARE o Coop57). Así mientras piensas cual es el siguiente paso tus ahorros revierten en pasos de otras personas que necesitan de capital inicial para arrancar. Te aseguro que no vas a perder dinero, y es más, en mi caso, he ganado, porque ahora ya no pago comisiones ni me cobran por hacer transferencias. A ver, siguiente paso podría ser sentarte un día con papel y boli y hacer un dibujo con todas las cosas que compras. Pero en lugar de poner “cosas que compro” cambia el nombre y pon “mis necesidades”. Luego haz otro dibujo que se llame “todas las cosas que sé hacer”. Este segundo te va a costar mucho más, ya verás, pero solo al principio, luego es un no parar. Ya está, ya tienes segundo paso, ahora se trata de elegir una cosa que “necesitas” e inventarte una forma creativa de conseguirla sin comprarla. Tercer paso, no hagas las cosas sola, en grupo es mucho más fácil. Busca información de los huertos comunitarios, cooperativas de consumo o redes de intercambio que hay en tu zona y pásate un día a saludar.
¿Por qué crees que a lo largo de estos últimos años se han ido perdiendo los valores que hasta hace relativamente eran plenamente vigentes? Valores como el compartir, realizar un consumo responsable, valorar lo tradicional, escuchar a los demás…
Supongo que los años noventa fueron una auténtica salvajada. Dos datos para comprender el nivel de brutalidad. Desregularizar el mercado es no haber entendido que el Estado es lo único que garantiza que alguien se va a preocupar de la exclusión y de la pobreza. Te puede gustar o no gustar, pero ahora mismo lo único que garantiza que alguien que no tiene para comer no viva en la calle es el Estado. Lo siguiente es algo igual de perverso, en los años noventa se inventaron un concepto ficticio. El capital financiero. A día de hoy los únicos bancos que no funcionan con dinero que no es dinero, sino intereses derivados imposibles de comprender porque están fuera de toda regla y de toda ley, es la banca ética. Es clave aprender a diferenciar entre economía real y economía financiera. Cuando entiendes que el mundo se basa en la economía financiera y que es mejor para la vida apostar por la economía real ya no paras.
 Desde los 90 la economía dejó de ser la ciencia social que era, basada en cuestiones filosóficas y morales como toda ciencia social. Y se convirtió en un engaño, nos hicieron creer que es una ciencia exacta y matemática. Y lo peor, nos hicieron creer que era una ciencia predecible! Eso es un engaño perverso y no hay más que ver las consecuencias de haberlo creído.
Si en economía crees que el dinero es más importante que las personas, entonces estás perdido. Porque no has entendido que economía es el arte de vivir con la realidad de que las personas no nos podemos autoabastecer y nos necesitamos las unas a las otras.
 El documental se centra en Catalunya pero,  ¿conoces otras iniciativas similares en el resto del Estado? ¿Dónde?
Por supuesto! Nos centramos en Catalunya porque el documental es fruto de una investigación académica que tenía por caso de estudio Catalunya (Se publicó en un libro: Conill, Joana, et al. Otra vida es posible. Practicas económicas alternativas durante la crisis. Editorial UOC, 2012.) Pero quisimos dejar claro que lo que pasa allí está pasando en todos lados.
 REAS Euskadi, red de economia alternativa y solidaria. En Bilbao hay una sede de Fiare. Red de Semillas de Euskadi “Resembrando e Intercambiando”. Si buscas por internet encuentras información sobre próximos mercados de intercambio. En Arrasate, en el mercado, un grupo de personas semanalmente ofrecen un espacio de trueque. Asociaciones de Consumo de Euskadi con información, en Donosti hay una cooperativa de consumo “Ekokontsumitzaileak”. Y si no existen pero las echas de menos, te toca inventarlas!
 Hay muchísimas cosas, ocurre que son invisibles porque su lógica todavía es difícil de entender, pero cuando te pones las gafas de verlas descubren que están por todos lados. De hecho, el sistema económico que usamos más a menudo es con la familia la gratuidad, y con los amigos el trueque. Y esa es la base para que podamos sustentar nuestras necesidades económicas. Si en lugar de ser así, esas transacciones de dar y recibir pasaran por el mercado, este se colapsaría!
¿Tienes algún nuevo proyecto entre manos?
Si. Y estoy muy contenta porque es un proyecto que hace años que está dentro de mi cabeza. Es un documental que narra mi viaje hacia el recuerdo de mi padre. Se llama “La cigueña de Burgos” porque esa es la única historia que me contó mi padre sobre los diez años que pasó en la cárcel de Burgos.
 Siempre he pensado que la economía alternativa son las nuevas formas de lucha política, una lucha que a día de hoy creo que debe pasar por reivindicar la vida. Intentar siempre mejorar nuestra forma de vida y hacer posible que cada uno pueda vivir como quiera. Siento un respeto muy grande por las generaciones que durante la dictadura lucharon por la dignidad y la libertad. Homenatge a Catalunya II fue un ejercicio de imaginar el futuro, y La cigüeña de Burgos espero que sea un ejercicio de mirar atrás para seguir para delante. El uno sin el otro no serían posibles.
En Octubre empiezo una campaña de crowdfunding para poder financiar el proyecto. Porque tengo clarísimo que tiene que ser Creative Commons. Mi experiencia con “Homenatge a Catalunya II” es que esa fue sin duda la clave de la buena difusión que tuvo.